Tejidos a palillos

El tejido a palillos es una técnica textil casera y con varios siglos de tradición, cuyo objetivo es convertir lana o hilo en diversas piezas que pueden ser vestimenta, accesorios o juguetes.

Los puntos activos se sostienen en un palillo, gancho o aguja antes de pasar al siguiente palillo, para entrelazarse uno con otro al emplear varias técnicas que van dando forma a la pieza con diferentes acabados o aspectos visuales.

Cada punto, giro y tensión del hilo o lana tiene un resultado en el producto final y por eso el tejido a palillos sigue siendo una labor artesanal muy valorada.

En la ciudad de París del siglo XVI se tiene uno de los primeros registros sobre el tejido a palillos con el primer grupo de tejedores organizados en un gremio cuyo ingreso tenía un arduo proceso de aplicación luego de llevar cursos y clases particulares por más 5 años, teniendo que presentar un examen que consistía en presentar un gorro, un par de medias, una alfombra y una camisa para la valoración de los pares.

Con la industrialización de los procesos textiles, el tejido a palillos junto a otras técnicas y variaciones han evolucionado pero se mantienen los mismos principios, en una actividad que se traspasa de generación en generación y que hoy es forma parte de la vida familiar y laboral de muchas personas a nivel mundial.

Materiales para tejidos

Los materiales son muy importantes para el tejido a palillos, desde las agujas o ganchos hasta la propia lana o hilo que dará forma y color al producto terminado, con otras herramientas y accesorios complementarias que pueden facilitar la vida del artesano o mejorar la terminación del artículo.

Agujas para tejer

Las agujas o palillos pueden ser de metal, madera o plástico y usualmente cuentan con un mango de protección para los dedos. Los ganchillos tienen diferentes grosores que se deben tomar en cuenta para trabajar en conjunción con el grosor del hilo a utilizar y la clave es que pasen y se deslicen sin problemas por el material.

Hilo, lana y otras materias primas

Para trabajar con tejidos a palillos o tejidos a dos agujas, los materiales más comunes con la lana y los hilos, que tienen diferentes composiciones y procedencias. Al comprar en una tienda física o en línea, cada producto tiene sus especificaciones de grosor, material, indicaciones de lavado y/o planchado, color y demás información valiosa para el proyecto.

Utensilios complementarios para tejer

Aunque los palillos y el hilo son los elementos principales para el tejido a mano, otros recursos como la cinta métrica, las tijeras y los alfileres también suelen acompañar a los tejedores sin importar su nivel de conocimiento. Dependiendo del proyecto también se requieren agujas con puntas especiales, papeles o artículos decorativos.

Tejidos a gancho

Tejido a gancho
Tejido a gancho

El tejido a ganacho utiliza una aguja corta conocida como “aguja de croché” o “ganchillo”, que sirve para implementar la técnica en la pieza textil que se está trabajando.

El ganchillo puede ser de metal, madera o plástico y existe una amplia variedad para elegir dependiendo del grosor del hilo con el formará equipo y los tipos de nudo que se emplearán a lo largo de la confección de la prenda.

La técnica a gancho, que puede dar lugar a productos tan variados como gorros, bufandas, suéteres o muñecos, consiste en pasar un anillo de hilo sobre el otro, aunque a diferencia del tricotado, solo se trabaja con uno de los anillos.

Flores tejidas a gancho

Uno de los productos más populares del tejido a gancho son las flores que se hacen de restos de lana de diferentes colores, ya que son fáciles de hacer y son muy llamativas a la vista como elementos decorativos para infinidad de artículos y accesorios.

Aunque existen varios procedimientos que puedes buscar en línea, uno de ellos es obtener las flores tejidas a gancho a través de cadenetas unidas con punto raso o enano para formar un anillo, en una secuencia sencilla hasta formar varios pétalos.

Tejidos a dos agujas

El tejido a dos aguas o tejido a dos agujas es una técnica empleada para confeccionar diferentes piezas, que pueden ser lisas como bufandas o mantas a través de un trabajo sencillo o vestimenta elaborada con diversos puntos y trenzas para conseguir resultados sensacionales de aspecto profesional pero original.

Las agujas que se emplean para esta técnica pueden ser metálicas o de madera (bambú) con diferentes medidas, que funcionan como las herramientas esenciales para encontrar todos los puntos y seguir los patrones para la creación de las piezas, con la posibilidad de hacer aumentos o disminuciones dependiendo del resultado final.

Tejido crochet

La historia del tejido crochet, cuyo término viene del francés, procede de prácticas textiles de diferentes regiones al trabajar con lana o hilo de diferentes características, colores y grosores.

La selección de la aguja para el tejido crochet depende directamente de cuál es la pieza que se trabajará y el espesor del hilo. Por lo general si se sigue un patrón prediseñado, la especificación de la aguja se encuentra en las indicaciones.

El tejido croché utiliza el ganchillo como herramienta básica y a partir de allí se pueden crear diferentes puntos como punto enano, punto bajo, vareta o punto cadena, para ir dando forma al proyecto.

Dentro del tejido crochet se tienen diferentes estilos o tipos de tejido que utilizan diferentes técnicas para alcanzar distintos resultados en la ropa ya sea a nivel de confección o de estilo.

Crochet ruso

Gorra de crochet ruso
Gorra de crochet ruso

La técnica de crochet ruso, también conocida como tejido en relieve, tejido chino o crochet de aguja mágica, deja un acabado de tres dimensiones a través de perforar el tejido con una aguja conocida como “punch needle”, fácil de enhebrar y de utilizar.

La tela primordial para utilizar con esta aguja es el hilo de algodón o el lino y se trata de un procedimiento más sencillo que el tradicional y tiene múltiples aplicaciones desde blusas y vestidos hasta prácticamente cualquier otro tipo de prenda de vestir.

Crochet japones

El crochet japonés es especial para piezas como camisetas, bufandas, suéteres o gorros, ya que tiene la característica de dejar un acabado simétrico o claro para distinguir figuras y formas con facilidad.

Esta técnica también se utiliza para crear los “Amigurumi”, peluches tejidos de amplia popularidad en Japón y el resto del mundo por la combinación de destreza, hobby y diversión en el proceso de crear muñecos que se convierten en excelentes juguetes o adornos muy coloridos con formas de animales.

Otros tipos de crochet

Dependiendo de algunas variaciones en la técnica, también existen otros tipos de tejido croché que se pueden realizar para obtener hermosas terminaciones ya sea para mantas, pulóvers, bufandas, ropa de bebé, etc.

Entre muchos otros estilos, tenemos el crochet wiggly (simétrico y con patrones dedicados), el crochet de horquilla (con figuras y espacios para dar forma al resultado final), el crochet tapestry (especial para piezas con tejido muy tupido), el crochet filet (para figuras geométricas, de animales o paisajes) y el crochet continuo (busca una figura interminable entrelazada a lo largo de la pieza).

Tejidos en lana

El tejido en lana o tricotado, conocido usualmente como “knitting” en los ámbitos de la moda, ha vuelto a las tiendas como elemento de gran popularidad en los últimos años pero va más allá de la vestimenta, ya que es una técnica que se utiliza también para decoración en almohadones, mantas, sillas, cubrecamas y otros.

Si bien el punto de lana se logra también a través de máquinas en un proceso industrial, el tejido a mano sigue siendo una técnica empleada por muchas personas para conseguir resultados únicos y significativos.

Tejidos para chalecos

El tejido en lana es tradicionalmente especial para suéteres o chalecos debido a los diversos puntos que pueden utilizarse. Por su excelente textura, el punto de cesta o petatillo es uno de los clásicos para chalecos casuales y de vestir.

Tejido para ponchos

Por su forma sencilla y la rapidez para completar el proyecto, los ponchos son uno de los patrones más buscados para el tricotado. Pueden emplearse múltiples puntos, hilos y tipos de aguja diferentes y se puede trabajar en conjunto con un gorro o alguna otra prenda.

Tejido para gorras

Ya sea para protección en invierno, como accesorio de moda o un artículo cotidiano para el armario de un bebé, las gorras o gorros de lana son otros producto habitual del “knitting” gracias a la disponibilidad de miles de patrones y la inigualable combinación de colores.

Tejidos para bebés

El tejido en lana para bebés es muy especial debido a la delicadeza de las prendas, las dimensiones diferentes en comparación a los productos para adultos y el objetivo final de uso, que siempre suele estar unido a proporcionar calor y comodidad. También existen miles de diseños con indicaciones para seguir tanto para principiantes como para expertos.

Tejidos para vestido de niña

Falda de niña
Falda de niña

Desde los más elaborados hasta los más sencillos, los trajes o vestidos de niña son artículos muy buscados por sus patrones de diferentes puntos y la posibilidad de darle un toque personal o particular a cada acabado.

Tejidos para bufandas

Es otro producto de primer orden para el tejido en lana y uno de los primeros proyectos de los novatos en la actividad, ya sea como una prenda casual, un accesorio invernal o un elemento decorativo para una habitación u oficina.

Tejido para pulóver

Pulóveres o suéteres son otros proyectos interesantes en “knitting”, sabiendo que existen cientos de patrones de un amplio rango de dificultad. En muchas ocasiones se confeccionan con el mismo hilo y estilo que otras prendas como gorras o bufandas para crear conjuntos originales para grandes y pequeños.

Esta es la cuenta del administrador de Summamagna.

Comentarios

Está vacio, ¡deja un comentario!

Deja un comentario

Barra lateral