¿Qué deportes no son tan minoritarios?

Los europeos en general y los españoles en particular (e italianos, portugueses etc.) tenemos la concepción de que el fútbol es el deporte más importante del mundo. Constantemente copa portadas y titulares de medios especializados y generalistas y en muchas ocasiones se convierte en un asunto más importante que cuestiones relacionadas con la política u otros sectores como la economía. Pero lo cierto es que en otras partes del globo no sólo no es la modalidad más seguida, sino que se trata de una práctica poco menos que residual, siendo otras las disciplinas que se llevan el mayor número de seguidores, practicantes y, como consecuencia, beneficios de todo tipo y apoyo mediático.

Un claro ejemplo en este sentido podría ser lo que sucede en el Subcontinente Indio. Allí, en una nación de más de mil millones de habitantes, el fútbol es un grano de arena en un enorme desierto cuya presencia es muy reciente y de momento casi testimonial (de hecho este año acaba de instituirse la primera liga profesional de fútbol), pese a contar en la competición con jugadores de la talla de Del Piero, Anelka, Materazzi o Elano. Y es que allí la popularidad la tiene el críquet, una disciplina inventada en Gran Bretaña que fue exportada a sus colonias y que en la actualidad es la más importante no sólo en India, sino en otros países como Pakistán, Sri Lanka o Bangladesh. Dentro de Europa sólo el Reino Unido tiene un número relativamente alto de profesionales, siendo un perfecto desconocido en el resto del continente. Y mientras tanto es practicado por millones de personas en el otro lado del globo.

El rugby es un caso particular, ya que sí tiene acogida en algunos países occidentales como Francia o Italia pero es muy poco conocido en España, Alemania o Portugal. Incluso en algunos lugares como Gales es directamente el deporte nacional, llenándose los estadios de Cardiff para animar a su selección de rugby pero permaneciendo vacíos cuando la que juega es la de fútbol. El Torneo VI Naciones, en el cual participan Inglaterra, Escocia, Gales, Francia, Irlanda e Italia, arrastra a decenas de miles de fans en esos países pero pasa casi desapercibido fuera de esas fronteras. Sólo en Oceanía y Sudáfrica hay un nivel de seguimiento similar, y al igual que sucede en Gales en países como Nueva Zelanda o la ya mencionada Sudáfrica no hay ninguna disciplina más seguida que ésta.

El fútbol americano es una suerte de rugby con cascos y hombreras… y que sólo se practica en EE.UU. Pero teniendo en cuenta que estamos hablando del deporte más seguido en el Estado más poderoso de La Tierra no se puede decir que sea uno más o tratarlo de minoritario. De hecho, y aunque sea algo limitado a las fronteras norteamericanas, ya está ganado adeptos en otros sitios (en lo que se refiere a seguimiento, no al número de practicantes) gracias sobre todo a los espectáculos en los que se convierten los partidos y en especial la Super Bowl. Incluso a nivel de universidades mueve una cantidad enorme de masas, un concepto difícil de entender fuera de Estados Unidos.

Un caso similar (aunque no exacto) es el del beisbol. Porque el deporte del bate no se limita al país de las barras y estrellas y sí que tiene más alcance, siendo también practicado en lugares como Japón u otros muchos países de Latinoamérica (sin ir más lejos grandes jugadores de la MLB son cubanos o dominicanos), pero es por supuesto en EE.UU. donde cada encuentro se transforma en una cita ineludible para los “yankees”. Varias horas de partido que reúnen a miles de espectadores que no sólo disfrutan del juego, sino de todo lo que se desarrolla a su alrededor. El hockey sobre hielo también tiene gran aceptación en Norteamérica (incluida Canadá), llenándose (especialmente los días de invierno) los pabellones para seguir este deporte que suele tornarse bastante agresivo por sus características y que es uno de los reclamos para algunos seguidores. También tiene recorrido en los países nórdicos y en algunos otros de Europa del Este, por lo que al final mueve a millones de personas aunque sea un deporte perfectamente desconocido en la mayor parte del mundo.

Por supuesto esta lista es mucho más larga, y nombre de deportes como lacrosse, curling o waterpolo difícilmente aparecen en los medios españoles o europeos en general pero sin embargo son extremadamente relevantes en varios países concretos. Y es que es verdad que el fútbol está extendido por todo el mundo y cada vez llega a más rincones, pero ello no quiere decir que se trate del único deporte sobre la faz de la Tierra y la prueba de ello es que ni siquiera está entre los tres deportes más populares en EE.UU. Quién sabe, quizá el futuro de muchos niños que sueñan con ser grandes estrellas del deporte no está en el balompié… si no en el críquet.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Periodista especializado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y desempeñando trabajo en los campo del deporte, ocio y márketing.

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer