Las malas palabras / malas expresiones

Las malas palabras…bueno, las palabras no son “malas” por si mismas, sino el significado que se les da, o la intención que tengan al utilizarlas. No puedo alegar de pureza, porque en algun momento, o momentos, quizá como expresiones de susto, pero no para atacar como defensa, simplemente como una expresión, (p.ej, juela…), rara vez como de sorpresa, pero no la utilizo (y los que me conocen lo saben), que no suelo referirme hacia una persona utilizando tales palabras. Pero una persona, que dentro de su vocabulario cotidiano no están incluidas, o sí las dice, porque fueron aprendidas dentro del medio en que vive o se mueve (porque dicho sea de paso, existen otras millones de palabras quizá más diplomáticas para decir las cosas, por decirlo de alguna manera), al final…¿qué función social tienen las “malas palabras”?.

Digo…pueda que sea una especie de requisito para pertenecer a un grupo social, pueda ser una catarsis temporal (aunque personalmente pienso que no es tan buena, porque casi nunca se sabe cómo reaccionará la otra persona, y si para la otra persona este tipo de expresiones son como gasolina en una discusión, terminan matandose pues, en sentido figurado, aunque a veces muy literalmente…jejeje), pueda ser producto de algún miedo, crear quizá una falsa seguridad, (pero este miedo, que provoca defenderse, y atacar como defensa, p. ej, “A ese %#$%#$ no le tengo miedo”…), cual si fuera una cobra que extiende su piel para aparentar más ferocidad o fuerza.

Acá en Guatemala, ya es parte de la idiosincrasia de los chapines, y se utilizan a veces como sustitutos de palabras con un significado no peyorativo o despectivo, pero algunos a veces se pasan de la raya. Y aunque el viejo Miyagui decía: “Si una persona hace una afirmación sobre tí, ésta se vuelve verdad solo hasta que tú la crees”, a veces es incómodo, porque tristemente no todas las personas ven objetivamente las cosas y se dejan llevar por lo que dicen los demás y por eso se arman unos líos, que pa’que les cuento, talves ustedes conozcan líos solo por lo que la gente cuenta, y no conocer de primera mano las cosas (aunque a veces eso sea un poco riesgoso, pero a la vez sano.)

Como alguna vez me dijo una psicóloga en una reunión social a la que asistí mientras hablabamos de algún tema relacionado a este, “el que una persona razone todo, hace que ésta persona eventualmente deje de expresar sentimientos o emociones, porque quiere dejar el hecho de sentir o emocionarse, para no sufrir los efectos de esas emociones.”, pero por experiencia, (no sé si acá tambien entra el concepto “Salud mental”) y para tener algo de paz interior, desde hace tiempo, he aprendido que a veces es necesario anestesiar las emociones, sentimientos y hasta expectativas, para no dejarse llevar por la ira o frustración, o cualquiera que esté relacionado con ella, ante una situación desagradable, por medio del razonar las situaciones o acciones.

En fin…y aunque pareciera que juzgo a las personas que las dicen, mejor dicho, “DECIMOS”, para que no falte alguno que diga “tan puro y santo se cree este”…jejeje, NO JUZGO, solo razono.

Por eso simplemente me surge la pregunta, ¿cuál es el motivo, quizá beneficio social, o razón de ser del uso de estas palabras en un espacio público, o en una conversación?, tengo mis sospechas, pero como no soy experto en el asunto, por eso pregunto para salir de mi ignorancia. Digo, ya conociendo el por qué, es más facil comprender el comportamiento de una persona, y no “juzgarla” tan severamente (y si se puede, no juzgarla) y exagerar las situaciones provocando un caos total por el malentendido creado, resolviendolo algunas veces con proyectiles de arma de fuego (conocidos en el bajo mundo como “balas”)

Ojo, que esto no tiene que ver con alguna situación específica, simplemente, escuchar en las calles, centros comerciales, en donde se puede apreciar este tipo de situaciones.

Comentarios

Está vacio, ¡deja un comentario!

Deja un comentario

Barra lateral