¿Has leido el libro “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl?

El hombre en busca de sentido” escrito por Viktor E. Frankl es un libro que incita al replanteamiento de la existencia humana, a la voluntad de todo ser vivo y a la búsqueda de un fin que dé sentido a toda nuestra vida.

El libro nos narra la historia y las vivencias del autor Viktor E. Frankl durante sus años en un campo de concentración nazi en Auschwitz, Polonia. Es un psicólogo que vive al igual que el resto de judíos estos años de cautiverio pero que los analiza desde su punto de vista viendo cómo cada uno de sus compañeros se pierde en la locura, desfallece o muere. Analiza cada comportamiento, aprende cómo adaptarse al ambiente de sufrimiento en el que se encuentra para poder sobrevivir un día más y aguanta las peores condiciones de la humanidad con el objetivo de ver publicada una de sus obras. Muchas veces la fuerza para subsistir se la dan sus recuerdos hacia su mujer, su sonrisa, su forma de comportarse, sus actos…a veces hasta cree que le envía mensajes y ánimo para seguir adelante y luchar con todo lo que se encuentre a su paso. Este es un motivante para levantarse cada día y aguantar trabajando a temperaturas extremas, sin ropa de abrigo, con los pies y las manos helados calándose el frío hasta los huesos.

Debo deciros que yo he visitado en el campo de concentración de Auschwitz en el que ha pasado sus años Viktor Frankl y me ha resultado fascinante cómo ha logrado mantener la entereza suficiente para mantenerse vivo a lo largo de ese tiempo. Realmente las construcciones, la forma de la distribución, la alambrada alrededor…es escalofriante. Muchos de los cautivos en un momento de desesperación se tiraban hacia la alambrada electrificada para morir en calma y apagar su sufrimiento. Ves las cámaras de gas destruidas a las cuales enviaban a muchos de los judíos con la excusa de “darse una ducha”, los barracones de ladrillo por los cuales entra cada soplo de viento, las literas de madera y los agujeros que les servían de baño, muchos de ellos al lado de bloques de madera en los que dormían apiñados. Además, ves toneladas de pelo acumuladas, pelo cortado al cero de las mujeres para ser cosido en los cuellos de los abrigos de los generales, fotografías de niños con los que experimentaron con el fin de hallar una forma de “esterilizar” a la raza judía, verdaderas inhumanidades que no sabes cómo han podido realizar.

La verdad, es que el libro “El hombre en busca de sentido” es una clara reflexión que Viktor Frankl hace sobre la sociedad, sobre nuestra voluntad de vivir y seguir adelante. Según su relato, cada uno de los prisioneros en algún momento de su existencia en ese campo de concentración se planteaban su futuro en él, muchos de ellos llegaban a perder la voluntad, la esperanza de la libertad dejando de intercambiar sus cigarrillos por comida esperando que los visitara la muerte de un momento a otro. Todos tenían la capacidad para elegir qué tipo de acciones realizar ya que unas podían mejorar su condición dentro del campo o empeorarla pero también tenían que tener mucho cuidado en sus decisiones ya que dependiendo cómo se comportaran podían caer en simpatía a alguno de los generales o ser condenados a trabajos extremos.

Viktor Frankl nos pide una reflexión sobre la existencia humana, sobre el fin último de la vida, la felicidad, la voluntad de vivir o luchar por aquello en lo que creemos. Considera que toda voluntad humana puede cambiar el destino de cada uno, el vivir, el morir, el estar mejor o peor. Él vivió aferrado a la posibilidad de escribir su obra, ese era su objetivo principal en el campo de concentración, poder salir para transmitirle al mundo el sentido de la existencia humana desde su punto de vista psicológico y desde el punto de vista de uno de los judíos que han vivido esa brutal experiencia. Viktor Frankl nos recuerda a grandes filósofos de tiempos pasados como Platón o Aristóteles. Ambos hablaban sobre las voluntades de los seres humanos, sobre los valores, los bienes y la felicidad clasificando a la sociedad en un tipo o en otro. Nos transmite un mensaje de sabiduría y unos valores dejándonos entrever que en las peores condiciones, aún tratándose a una persona como a un esclavo, se puede encontrar la felicidad transformando todas las acciones negativas como el dolor o el sufrimiento en positivas, luchando por seguir adelante, hallando tu meta final. Considera que la felicidad está en la forma de ser, no está relacionado con lo material con el “tener” pero sí íntimamente relacionado con la esperanza y la lucha constante. Como el autor dijo en el libro, a pesar de estar encerrados y de estar sometidos a órdenes absurdas todos tenían capacidad de elegir vivir de una forma u otra, todos podían elegir vivir un día más o no hacerlo, pudiendo arrojarse a la alambrada mitigando su sufrimiento o dar sus cigarrillos a cambio de un mísero trozo de pan que le proporcionase un día más de esperanza y vida. Defendió que todo ser humano tiene una libertad interior, aquellos pensamientos internos, aquella voluntad por la que luchamos cada día para seguir adelante y que eso nadie nos lo puede quitar ya que nadie se puede meter dentro de nosotros para arrancárnoslo. Siempre que una persona elija vivir, cuando tenga una meta clara podrá ser verdaderamente feliz y luchar contra todo lo que le rodea.

Nietzsche:el que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo”.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¡Me encanta descubrir el mundo! Por eso, trabajo para medios importantes e internacionales como la revista Muy Interesante, Cosmopolitan magazine, para la web ComoFuncionaQue.com y para este medio, con el fin de ampliar mi propio horizonte y el de los que me rodean :-)

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.