¿Quién fue Jesús de Nazaret?

Quien fue, o es, Jesús de Nazaret es una pregunta que muchos se han hecho a través de los tiempos y una pregunta que él mismo formuló a sus discípulos. A su pregunta “¿quien dice la gente que soy?” los discípulos contestan: “unos dicen que Juan el Bautista, otros Elías, y otros uno de los profetas”. Así unos contestan una cosa, otros otra, cada uno según su propia predisposición. En este artículo vamos a repasar algunas de la respuesta que se han ido dando a través de los tiempos a la figura de Jesús y trazar a grandes rasgos diferentes perspectivas, como son la histórica, judía, musulmana, humanística y la de Jesús mismo.

Jesús de Nazaret en la Historia

La existencia de Jesús de Nazaret es un hecho demostrado, aunque se haya intentado negar. Que nació y murió en el siglo I está avalado (totalmente al margen de los escritos cristianos) por los historiadores paganos de la época, como son Tácito, Plinio y Suetonio, así como por el historiador judío Flavio Josefo. El Talmud, que es una colección de escritos de la tradición oral judía recogidos durante varios siglos, hasta hace unos 1500 años, y que es fuente histórica no cristiana, también confirma, aunque de forma indirecta, su existencia. La historia confirma que fue una persona real, que vivió durante el siglo primero de la era cristiana, impartió unas determinadas enseñanzas, realizó milagros y murió crucificado.

Jesús de Nazaret en las fuentes rabínicas

En los escritos judíos, principalmente el Talmud, se encuentran referencias a Jesús que permiten confirmar algunos aspectos de su vida, de sus enseñanzas y de su muerte. Al ser estas fuentes adversas a Jesús y al Cristianismo, interpretan aspectos de la figura de Jesús de forma negativa y a veces denigrante. La idea de un Dios único, que es la principal característica del judaísmo, es absolutamente incompatible con una de las principales enseñanzas de Jesús quien se autoproclamaba Hijo de Dios, declarándose así mismo igual a Dios. Los judíos de su época y de siglos posteriores, le consideraban no hijo de Dios sino hijo ilegitimo de María, como podemos leer tanto en los textos del Nuevo Testamento como en algunas fuentes rabínicas. En cuanto a los milagros que realizó fueron considerados en estas fuentes fruto de la hechicería. La muerte de Jesús por crucifixión es afirmada en las mismas y explican que fue colgado de un madero como corresponde a un impostor y falso maestro.

Jesús de Nazaret según el Islam

La perspectiva musulmana de Jesús de Nazaret es muy diferente a lo que muchos hayamos podido pensar. Jesús, conocido como Isa, en el Islam es considerado un gran Profeta, uno de los más importantes y queridos por Dios. El Corán menciona a Jesús en varios textos como el Verbo de Dios, pero no hijo de Dios, sino hijo de Maria, negando así su divinidad. La historia de Jesús en el Corán difiere en gran manera de los textos de los evangelios, aunque siempre es tratado con respeto. Se consideran sus enseñanzas, en su mensaje original, como parte esencial del Islam y reconocen los milagros de Jesús como pruebas de apoyo a su misión. El Corán niega la muerte de Jesús en la cruz y afirma que otro semejante a él murió en su lugar. Según el Corán, Jesús fue arrebatado por Dios y regresará de nuevo en el juicio final.

Jesús de Nazaret en la perspectiva del humanismo

Hay personas que sin afiliación cristiana o religiosa y sin reconocer en Jesús de Nazaret ningún aspecto divino, si admiten su existencia en el contexto histórico. Estas personas le consideran un buen maestro y un buen ejemplo a seguir y dan gran valor a sus enseñanzas desde una perspectiva humanista y ética. Ven a Jesús como referencia y como modelos de comportamiento a seguir. Aunque rechazan al Dios del cristianismo, sigue las enseñanzas de Jesús y ayudan a sus semejantes, lo que para ellos significa ser humano.

Jesús de Nazaret: su propia perspectiva

La perspectiva de Jesús de Nazaret sobre sí mismo es obtenida de las Sagradas Escrituras, principalmente los Evangelios. Estos son en sí una fuente fiable, pues toda Escritura está inspirada por Dios y es provechosa para enseñar, corregir y educar. Por los evangelios sabemos lo que Jesús dijo de sí mismo, palabras que son espíritu y vida para algunos, pero causa de escándalo y piedra de tropiezo para muchos otros.

Por lo que Jesús dijo en cuanto a su existencia entendemos que esta está directamente ligada a su divinidad. En su oración al Padre antes de ser crucificado dijo: “Ahora, Padre, glorifícame en tu presencia con la gloria que tuve contigo antes de que el mundo existiera”. A los discípulos que le pedía que les mostrara al Padre, les dijo: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” y “El Padre y yo somos uno”. Lo que Jesús dijo sobre su existencia podemos resumirlo en su frase: “Antes de que Abraham naciera, ¡yo soy!” YO SOY es el nombre por el que el Dios de Israel se dio a conocer a Moisés. YO SOY es Yahveh (YHWH), el que existe por sí mismo y es fuente de toda vida. Al oír estas palabras procedentes de Jesús, los judíos tomaron piedras con la intención de apedrearle, pues consideraron que estaba blasfemando.

Jesús dijo que venía del Padre a darnos vida eterna y vida abundante. Así afirmó: “yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” y “ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado”. Jesús dijo muchas otras cosas con referencia a la vida: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá”. Sobre sus milagros explicó: “Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que me acreditan”.

En referencia a su muerte en la cruz estas son algunas de sus frases dirigidas a sus discípulos y al Padre: “Ciertamente os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo. Pero si muere, produce mucho fruto”. “Cuando yo sea levantado de la tierra (en referencia a la cruz), atraeré a todos a mí mismo”. “Ahora mi alma se ha angustiado; y ¿qué diré: Padre, sálvame de esta hora? Pero para esto he llegado a esta hora”. “Yo entrego mi vida para volver a recibirla”.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.

¿Y tu perspectiva personal?

Hemos visto respuestas a la pregunta ¿quién dice la gente que es Jesús de Nazaret? y las perspectivas de diferentes grupos a través de los tiempos, así como lo que Jesús dijo de sí mismo. Cuando Jesús preguntó a sus discípulos quien dice la gente que soy y tras recibir su respuesta, volvió a preguntarles de nuevo y esta vez de una forma más directa. Les dijo: “¿Y vosotros, quien decís que yo soy?”

¿Te has visto identificado con alguna de las respuestas que hemos expuesto y estás de acuerdo con ella? Tienes, por el contrario, otra perspectiva tuya personal y ¿te sientes a gusto con ella? ¿Cómo  responderías tu si El te preguntara: quién dices tú que yo soy?


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer