¿Qué razas de perros son las más antiguas del mundo?

Los perros son nuestros grandes amigos. Conocidos por su lealtad y alto grado de domesticación, han acompañado a los humanos desde tiempos inmemorables. Surgieron en su momento de los lobos y la selección natural junto con sus respectivos cruces forzados han derivado en el perro común que hoy en día conocemos.

Lo cierto es que la mayoría de razas de perro han aparecido de manera artificial, pues hemos sido nosotros los que en base a nuestras necesidades (pastoreo, concursos de belleza, cuidado de niños…) hemos manipulado genéticamente a los canes para conservar ciertas características o mutaciones y deshacernos de otras, obteniendo razas concretas y muy dispares entre sí. Por ejemplo, vemos susodicha disparidad si pensamos en un Golden Retriever, en un Rottweiler y en un Carlino.

Ahora bien, podemos considerar, por un momento, a aquellas raza de perros que han sufrido menor selección genética, es decir, menor número de cruces y, por tanto, que se han separado de los demás linajes de perros domésticos hace un mayor número de años. Esos son los perros antiguos, con una genética mucho más similar a los lobos que las de otros perros. Así, el análisis genético reveló la existencia de 5 grupos de razas de perros con el ADN muy similar al de sus “padres” los lobos.

Shar-pei, Shiba Inu, Akita Inu y Chow Chow

Todas ellas son razas asiáticas. El Akita Inu y el Shiba Inu son originarios de Japón y muy similares entre sí. Al Akita Inu lo conocerás, probablemente, por la historia de Hachiko, basada en hechos reales y llevada a la novela y a la gran pantalla con la película del 2009 “Siempre a tu lado, Hachiko”. Si no conoces la historia, te recomendamos encarecidamente que la busques.

El Chow chow, de China, es también muy famoso por su pelaje similar al de un león, su cara achatada y su lengua azul oscura. Son medianos y fueron el modelo para el perro de Foo, aquel que aparece en las estatuas de piedra que nos encontramos en templos budistas.

Por último, el Shar pei, también originario de China, es muy famoso por ser el precioso perrito con un montón de pliegues en la piel. Independiente y tranquilo, es el animal símbolo de la dinastía Han y comparte la lengua azul con su compañero el Chow chow.

Los árticos: Husky siberiano y Alaskan Malamute

No podían faltar aquellos que más nos recuerdan a un lobo. Usualmente, la gente tiende a pensar que todo lo que se parezca a un Husky es un Husky. Entre ese “todo”, está el Alaskan Malamute, mayor que el Husky, con grandes proporciones y pelaje más largo. Además, el Husky tiene sus orígenes en Rusia, a diferencia del Alaskan Malamute, que como su propio nombre indica, las tiene en Alaska. Ambos son muy juguetones y cariñosos, muy leales y, en el caso del Malamute, muy adecuados para niños (aunque el Husky no suponga un problema para los susodichos).

De Oriente Medio: Lebrel Afgano y Saluki

Son perros de caza y compañía, grandes, delgados y con un porte bastante majestuoso y delicado. El primero es de Afganistán y el segundo de Irán. El Saluki es el perro Real de Egipto, es bastante independiente, inteligente, inquieto y reservado. El Lebrel Afgano parece tener sus orígenes en el anterior y destaca su pelo extremadamente largo, muy fino y sedoso. Necesita cuidados continuos pues se forman nudos. Son bastante rencorosos y quieren mucho a su amo, del que son muy dependientes; es más, si este les daña, lo pasarán mal y les será difícil perdonarlo.

Chindo, Esquimal Canadiense, Groenlandés y Perro de Carolina

El Groenlandés a menudo entra dentro de ese “todo” que indicábamos en el Husky. La mayoría de la gente lo ve y piensa que es un Husky. En realidad, tiene una cabeza mucho mayor que la del perro ruso y alcanza proporciones mayores que el mismo. Es originario de Groenlandia, siendo usado para la caza y el transporte. Se expresa mediante aullidos, en mayor frecuencia que el Husky y el Malamute. Es muy amable, resistente y extremadamente independiente.

El perro esquimal canadiense es, tal vez, la raza más antigua de América del norte. Es de la zona del ártico y su aspecto es fórnido y de tamaño un poco mayor que el del Husky. Por último, el perro de Carolina o dingo americano y el Chindo son muy similares, pero este último es Coreano y suele alcanzar tamaños menores que los del dingo.

El dingo se puede encontrar en manadas silvestres y su carácter es muy reservado y cauteloso con respecto a humanos y desconocidos. Aunque en ambiente doméstico son cariñosos, también mantienen las distancias. El chindo es mucho más dependiente del humano, se usa como perro guardián y es extremadamente leal y amable, aunque tiene cierta propensión a escapar.

Samoyedo, Pequinés, Shih Tzu, Lhasa Apso y Terrier Tibetano

Nos sorprenderán el Pequinés, el Shih Tzu y el Lhasa Apso, pero lo cierto es que estos perros pequeños, de cara achatada y largos pelos tienen más de lobo que un pastor alemán. Los dos primeros son originarios de China y el Lhasa Apso del Tibet. Están relacionados con el budismo, son perros activos, valientes, amistosos y que se mantienen alerta.

El Terrier tibetano es un perro del Tibet de raza mediana y pelo largo, muy amable y activo. El Samoyedo, es el único perro no-asiático de esta lista. Es ruso y, al igual que los perros del ártico y similares, se usan también para tirar de trineos y mantener a sus dueños calientes gracias a sus largos pelos. No es recomendable como perro guardián pero sí como compañía para niños debido a que es extremadamente juguetón y nada agresivo.

El perro africano por excelencia: el Basenji

Originario de la República Democrática del Congo, siempre se ha empleado para la caza y el rastreo y son conocidos por no ladrar; en su lugar, emiten un curioso sonido. No se recomiendan para niños. Son algo brutos, activos y juguetones y necesitan una educación apropiada. Además, destacan por asearse ellos mismos usando su lengua cuales gatos; odian el agua profundamente.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Crecí entre ordenadores, casi conectada a cables y a medio camino entre dos países (España y Portugal), lo que ha contribuido a que domine varios idiomas (Español, Portugués, Gallego e Inglés -más allá del famoso nivel medio-). Internet es mi segunda casa (después de la facultad). Amo todo animal mono y defiendo los derechos de todos ellos, sean monos o no. Escribo porque siendo una cría me dio un día por abrir el Word Versión Anticuada y no parar. A día de hoy soy estudiante de último año del grado en Psicología, interesada sobre todo en sus ramas de Básica (lenguaje y aprendizaje) y Social.

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer