¿Cómo supero los problemas y aprendo de mis errores?

¿No sería maravilloso si pudiéramos empezar un negocio y saber exactamente qué hacer para llegar al nivel de éxito que deseamos?

Desafortunadamente, ¡nunca ocurre así! Las cosas casi nunca van según planeamos por muy buen plan que tengamos. En uno de sus libros, Robert Kiyosaki (autor de Padre Rico, Padre pobre) dice lo siguiente sobre el negocio:

“Espera fracasar.”

Nos dice que de entrada debemos esperar el fracaso.

Y hay otra persona muy sabia que dijo:

“Para llegar al éxito más rápido, dobla tu velocidad de fracaso.”

Crear un negocio en internet es una ‘batalla mental ‘ porque es un camino de prueba y error, como todo emprendimiento. No solo puedes probar cosas que no funcionan, puedes perder mucho tiempo y dinero en el proceso. Entras en batalla cuando tomas una decisión sobre tu estado mental.

Si haces caso al consejo de Kiyosaki de esperar el fracaso, sabiendo perfectamente que es una lección más en el camino del éxito, entonces puedes ganar la batalla mental. En tu cabeza asumes que lo que está pasando es parte del camino y es necesario para enseñarte una de muchas lecciones para llegar a la posición que deseas.

En los últimos años he tenido una multitud de frustraciones y dificultades pero siempre he recordado lo que dice Napolean Hill:

“Con cada fracaso hay una semilla de oportunidad.”

De modo que siempre he buscado lo bueno que podía sacar de algo que parece malo. Si tu mente está centrada en buscar la oportunidad en tu fracaso, no le queda tiempo ni energía para lamentarse.

De mi experiencia personal:

  • Fue al descubrir que Secretos AdSense, un libro que adaptamos al mercado español, casi no se vendía cuando empecé a construir realmente buscoafiliados y aprendí mucho más de marketing en Internet, un tema sobre el que sabía muy poco hasta entonces.
  • Cuando subir nuevos contenidos a mi Web ya no ayudaba a conseguir más tráfico, y después de meses con el tráfico estancado, me lancé a contratar un constructor de enlaces. Ahora la Web tiene 6 veces más tráfico que antes de aprender esa lección.
  • Al perfeccionar las URLs en articulo.org perdimos 80% de nuestro tráfico para tener que ir remontando poco a poco. Sin embargo, me habían pasado tantas cosas similares antes que ya no me inmutaba.

Es más fácil decir que hay que mantener la mentalidad que realmente hacerlo. El ser humano es impaciente por naturaleza. Deseamos todo ya. Es más fácil desanimarse, quejarse y perder convicción y constancia en nuestros objetivos, que mantener una mentalidad positiva.

Es imprescindible tener claros objetivos por el simple hecho de que vamos a tener muchas dificultades y vamos a tener muchas frustraciones. Cuando sabes exactamente lo que quieres, sabes hacia dónde apuntar y si algo no va bien, buscas otro camino para llegar al mismo punto.

Sin embargo, si no sabes hacia dónde vas, todas las dificultades que tengas se te multiplicarán en la cabeza. No es solo que nada funciona, no sabes ni siquiera lo que quieres conseguir.

Todos conocemos la historia de la bombilla. Edison hizo más de 10.000 experimentos para hacerla funcionar. Dijo:

“Después de 10.000 fracasos, conozco 10.000 formas de no hacer la bombilla. Ya falta menos para encontrar la manera de sí hacerla.”

Edison sabía exactamente cuál era su objetivo, por lo tanto era más fácil seguir adelante en su propósito, a pesar de no dar con la fórmula correcta.

La gente tiende a hablar de negocio como negocios que funcionan y no funcionan pero un negocio no es algo tan rígido. Un negocio se puede modificar, ajustar, se puede cambiar el enfoque y se pueden hacer muchas cosas para conseguir que funcione. Pocas veces tenemos que tirar todo y empezar de nuevo con algo diferente. Por lo tanto, todo lo que hacemos que no funciona nos tiene que guiar, igual que a Edison, para dar con la fórmula que sí funciona.

Y así será tu negocio en Internet. Puedes leer y aprender de cursos, y debes, puedes tener un mentor que te enseñe, y debes, pero nada te va a enseñar mejor que tus propios tropiezos, dificultades y fracasos. Simplemente no asimilamos las cosas igual hasta que las experimentamos personalmente. De modo que la experiencia, con todas las desgracias que nos aporta, es el motor de nuestro éxito.

Cuando algo no funciona, en vez de frustrarte debes pegar un salto y pensar como Edison, ahora conozco algo que no funciona, ¡estoy más cerca de lo que sí funciona! Y si te has encontrado con 20, 30 o 50 cosas que no funcionan, entonces ya estás mucho más cerca de lograr algo que sí funciona. Cada dificultad te mueve un poco más cerca. Y eso no es ‘pensamiento positivo’, eso es la realidad, y si lo aceptas y lo esperas te va a ir muy bien.

Para poder beneficiarnos de las lecciones que nos tiene que dar la experiencia, hay que seguir una línea de trabajo hacia el mismo objetivo. Así, a base de golpes y esa experiencia, nos vamos haciendo expertos en ese negocio. Si vacilas entre una cosa y otra, cambias de un tipo de negocio a otro, puedes despreciar muchas buenas lecciones en el camino.

Puedes hacer un auto-análisis ahora mismo, ¿Cómo reaccionas ante la dificultad? Toma unos minutos ahora mismo para reflexionar sobre ello. Piensa en situaciones concretas y apunta tu forma de responder a cada situación. ¿La dificultad te da ganas de rendirte o ganas de doblar tus esfuerzos? ¿Cuáles eran los pensamientos que pasaban por tu cabeza como resultado?

¿Piensas que es imposible tu propósito o piensas que tienes que buscar otra manera para llegar al mismo fin?

  • ¿Qué conocimiento te falta para superar la dificultad?
  • ¿Qué acciones no estás tomando, como si fueran un ingrediente más, para superar la dificultad o para obtener el objetivo?
  • ¿Has buscado ayuda o dirección de otras personas que saben más que tú en tu campo de trabajo?
  • ¿Has insistido el tiempo suficiente y con la constancia suficiente en una línea de trabajo para que haya una gota de éxito?
  • ¿Estás rindiendo el servicio necesario para poder esperar beneficios a cambio?
  • ¿Has sacado conclusiones de esfuerzos fracasados? ¿Apuntaste todo lo que aprendiste sobre tu línea de trabajo?
  • ¿Aprendiste de tus fracasos? ¿Te ayudaron a corregir un comportamiento o pensamiento erróneo?

En los últimos 6 años, personalmente tuve un pensamiento erróneo que me costó muchas lecciones de experiencia para sacar esta forma de pensar de la cabeza. Tardé mucho en aprender la lección y si la hubiera aprendido antes, estaría más lejos ahora mismo.

Tenía la idea de que podía hacer cosas, muchas de ellas que no aportaban valor a nadie (tampoco hacían daño a nadie) para generar ingresos para invertir en mi negocio ‘de verdad’. Lo que descubrí, una y otra vez, es que no había ningún camino rápido para generar dinero y buscarlo solo me hacía perder tiempo y dinero. Tardé mucho en aprender porque según veía una oportunidad o se me ocurría otra idea, volvía a caer en la trampa.

Es imprescindible aprender de nuestros errores y fracasos. Si no aprendemos perdemos una valiosa lección y daremos vueltas y vueltas, cometiendo los mismos errores una y otra vez.

Si aprendes de tus errores y fracasos y sigues tomando acción hacia el mismo objetivo tendrás éxito en la vida.

Vamos a repetir eso:

Si aprendes de tus errores y fracasos, y sigues tomando acción hacia el mismo objetivo, tendrás éxito en la vida.

Es así de sencillo. De aquí en adelante esto es lo que tienes que hacer cuando te encuentras con dificultades o derrotas temporales.

  1. Recordar que la derrota es necesaria para llegar al éxito. Por tener esta derrota estás a un paso más cerca del éxito.
  2. Apuntar lo que has aprendido. ¿Qué es lo que te ha enseñado? (¡Y no volver a cometer el mismo error!)
  3. Buscar la oportunidad escondida en el fracaso. Estate convencido de que hay una oportunidad para cambiar, modificar o descubrir algo a través de la derrota o dificultad y beneficiarte de ello.

Esos 3 pasos encarnan la mentalidad para ganar la batalla mental. Tener la mentalidad es un hábito que hay que cultivar, no llega de la noche a la mañana, solo llega con esfuerzo y disciplina mental.

Cuando las cosas van bien es cuando menos aprendemos y menos podemos progresar en nuestro conocimiento. De modo que debes dar las gracias cuando te enfrentas con dificultades porque tal vez esa dificultad te va a enseñar algo, que necesitabas aprender, para llegar a ser una persona de mucho éxito.

Recuerda siempre que la experiencia es el arma que vas a usar para ganar. Para ganar necesitas adquirir esa experiencia y todo lo que engloba, lo bueno y lo malo. Cuanta más acción tomes, más rápido obtendrás esa experiencia, pasarás por esas dificultades y llegarás a la victoria final.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Hay caramba, ¡como me gusta escribir! ¿A ti no?

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer