¿Cuáles son los Secretos Para Ganarse La Confianza De Las Personas?

Tratar con la gente es quizás la mayor dificultad que le toca enfrentar a cualquier persona, sobre todo si se dedica el mundo de las ventas y los negocios, regencia de departamentos de reclamos y atención al cliente, por nombrar algunas actividades, donde se requiere de las personas que lo atienden, tener la suficiente paciencia, don de servicio, y en especial, mantener en mente de que las personas, ellos y nosotros, somos seres radicalmente  emocionales, con la profunda creencia arraigada firmemente en nuestro interior, de que cada quien cree tener la razón en todo momento y bajo cualesquier circunstancia.

Los mejores candidatos elegibles para ocupar cargos directivos dentro de una organización, adicionalmente a su brillante formación intelectual, deben tener la habilidad de expresar sus ideas de forma precisa y con claridad, y especialmente, ser capaces de encender el motor del entusiasmo en su interlocutor, gracias a tener ese don de gente para tratar con el público y ganarse el respeto y estima por parte de ellos.

Una de las principales inquietudes de la gran mayoría de las personas, es como lograr llevarse bien con su prójimo, caerles simpáticos, y hacer que sigan nuestros pasos.

Como Ganarse a la Gente

  • No critiques, ni te burles, como tampoco insultes a los demás.

En vez de criticar, más bien halaga a las personas y recibirás afecto y respeto.

Aproximadamente el 99% de las personas que son criticadas, jamás dan la razón a quien las critica. Más bien tratan de justificar sus acciones y actitudes, en la creencia de que son los demás quienes están equivocados.

Con la crítica solo se logra crear un sentimiento de disgusto y enfado, a veces terminando en escenas verbales poco edificantes e incluso llegar al surgimiento de acciones hostiles entre las partes involucradas, y lo menos que se logra, lo cual en principio es el objetivo de la crítica, es conseguir que se corrijan los errores que la ocasionaron.

Algo similar a la crítica sucede con la costumbre de burlarnos e insultar a los demás.

Benjamín Franklin, con estas sabias palabras, nos regaló este revelador secreto para tratar con las personas: “No hablaré mal de hombre alguno y de todos diré todo lo bueno que sepa”. Así se logra más que descuartizando el espíritu de las personas.

  • Hagamos sentirse importantes a las personas con quienes tratamos.

¿A quien no le agrada sentirse grande, útil, que su trabajo o acción sea reconocido como de gran utilidad para los demás?

Una manera muy contundente de contar con la colaboración de las otras personas, es tomándolas en cuenta, dándole aliento; incentivarlas mediante el elogio oportuno y sincero para dar lo mejor de si.

Evitar a toda costa, la costumbre de buscar defectos y errores en las conductas y acciones ajenas; en vez de ello, dedicar mayor cantidad de tiempo en la observación, para descubrir las fortalezas de cada quien, las cuales finalmente son las que nos interesan para contar con gente capaz a nuestro alrededor.

Las personas que reciben gestos u opiniones sinceras de aprobación por lo que hacen, cada vez estarán más dispuestas a dar más de si mismas, y aceptar nuestras críticas constructivas para ser cada día mejores.

Alimentar la autoestima de las personas con palabras de aliento, de aprecio, y reconocimiento por lo que hacen por nosotros y por la sociedad, es mantener siempre disponible ese vergel de talento y presencia solidaria en nuestro entorno.

Seamos expresivos, no neguemos nuestras mejores emociones a quienes la merecen.

Felicita a las personas cada vez que notes hayan realizado una buena acción de trabajo, de caridad, comunitaria, deportiva, escolar, solidaridad, amor. Nunca pierdas la oportunidad de motivar a alguien; no sabes si nuevamente tendrás la oportunidad de hacerlo y si tendrá el mismo efecto.

Unas sinceras palabras de aprecio y elogio nos inmortalizan en el corazón de las personas que las reciben.

  • Actúa con sinceridad y transparencia para con tu prójimo.

Una de las mejores maneras de ganarse el aprecio de las otras personas, es interesándonos de una manera franca por conocer acerca de las cosas que les  interesan a ellas; cuales son sus preocupaciones y alegrías, sin pretender querer ser el “salvador” de nadie, pero si tender nuestra mano amiga, con un consejo o ayuda material oportuna, que esté a nuestro alcance.

Saluda a las personas, desde el portero de tu edificio, al trabajador del camión de recolección de desperdicios, al gerente del banco, al presidente de la compañía donde trabajas. Todos agradecerán de igual manera, el tiempo que les dedicas como personas. De seguro que en lo personal, también disfrutas, y hasta recuerdas a aquellas personas que te ofrecen un gesto de aprecio.

Lo interesante en tratar de interesarnos por conocer la opinión de nuestro interlocutor radica, en que nos proporciona una excelente oportunidad para entrenar nuestra mente, de que aprenda a ubicarse también del lado opuesto al nuestro, lo cual nos permite desarrollar nuestra capacidad de negociación en momentos en que nos sea necesaria.

El aspecto anterior es sumamente importante para aquellas personas que desean dedicarse a las ventas y al mundo de los negocios, ya que conociendo a profundidad los deseos de nuestro prospecto de cliente, podremos ofertar nuestro productos desde el punto de vista de que puedan resolverle una situación a la persona que lo compre, y no que satisface solo nuestro deseo de vender y meternos algo de dinero al bolsillo. Si logramos que esa persona sienta por convicción propia de que necesita nuestro producto, de seguro que lo comprará y agradecerá nuestra presencia por habérselo ofrecido.

  • Entiende que ellos son dueños de lo que desean

Toda persona por naturaleza se interesa por si misma durante las 24 horas del día de los 365 días del año.

En este momento, lo que a usted lo hace diferente, es que tiene el conocimiento y las herramientas, para entender, en primer lugar, los sentimientos y deseos de las demás personas, y en segundo lugar, entender su lugar propio, y metas a lograr dentro del contexto de vivir una vida social amena, sana y productiva para todos los integrantes de la comunidad.

Bien sea que deseemos ganarnos el afecto y consentimiento de las personas, porque nos interesa venderles algo, ganar su voto para la toma de decisiones dentro de la comunidad donde habitamos, deseamos que nuestro hijo corrija algunos aspectos de su comportamiento que le esta perjudicando, mejorar nuestras relaciones de pareja, es importante comprender que solo lo harán si usted logra hacerles entender el porqué deben aceptar su propuesta en base a los beneficios que ellos obtendrán para si mismos, y no por los suyos.

Ellos y nosotros, recíprocamente somos los mismos seres humanos. De la capacidad para entender como funcionan las relaciones humanas, y de la habilidad para tomar la iniciativa en la acción para abrir caminos de entendimiento y tolerancia, es que podremos seguir construyendo un mejor mundo.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ingeniero y Empresario, escritor independiente, autor de los libros: "Actitud Positiva Éxito Seguro", "Como Hacer Para Mantenerse Feliz Por Más Tiempo", "Grandes Secretos De Mi Éxito", "Misión Terranova", todos correspondientes a la serie "Gerencia Del Buen Vivir", ramo de la gerencia, dedicado al estudio y promoción de la Calidad y Estilo de Vida, que Osno Monto se ha propuesto desarrollar, dejando la puerta abierta a la participación de todas la personas amantes del buen vivir.

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer