¿Qué recetas italianas hay más allá de la pasta y la pizza?

Cuando pensamos en comida italiana en seguida se nos vienen a la mente dos platos: la pasta y la pizza. Luego aparecen sus derivados: la cuatro quesos, la hawaiana, la barbacoa, la carbonara, la marinera… Muchos de esos derivados ni siquiera tienen origen italiano y son meras deformaciones extranjeras (no por ello menos ricas, por supuesto). Si quieres culturizarte un poco en términos gastronómicos e ir más allá de los platos que se conocen en todas partes del mundo, te traemos 5 ricas recetas italianas.

Escalopines a la parmesana

Para nuestra primera receta necesitarás 8 filetes muy fines de cerdo (2 por persona), un huevo, harina, pan rallado, queso parmesano y sal y pimienta al gusto. Los filetes los rociaremos de una salsa especial, la salsa blanca con queso parmesano que consiste en: una taza de leche, una cucharada y media pequeña de harina, una cucharada de mantequilla, tres cucharadas de queso parmesano y nuez moscada, pimiento y sal al gusto.

Lo primero es mezclar el queso parmesano con el pan rallado. Después, sazonamos los filetes con sal y pimienta. Después seguimos estos tres pasos en orden:

  1. Los pasamos por harina.
  2. Los pasamos por huevo batido.
  3. Los pasamos por el queso parmesano con pan molido.

Una vez tenemos los filetes aliñamos, los freímos en abundante aceite (para un mejor resultado, que sea de oliva) y, para que no salgan excesivamente grasientos, una vez doraditos (fritos) los colocamos en un plato con papel de cocina.

Para la salsa, mezclamos en un bol todos los ingredientes anteriormente mencionados. Lo calentamos en el microondas, destapado, durante 2 minutos. Abrimos y removemos bien. Volvemos a calentar durante otros 2 minutos y “voilá”, rociamos los escalopes (filetes) con la salsa blanca y a comer.

Involtini o rollitos de Salmón y queso fresco

Una receta muy fácil y deliciosa para quien le gusta picar algo fresco. Necesitarás vinagre balsámico (es de color oscuro y se encuentra en cualquier supermercado), pimienta negra, orégano, cebollino (una fina hierba), 1 pomelo rosado, un envase de queso fresco para untar y el ingrediente estrella, salmón ahumado en lonchas. Se puede añadir cebolla picada si te gusta la cebolla.

Primeramente, mezclamos en un bol el queso fresco con el cebollino bien picado, una pizca de pimienta negra, zumo de medio pomelo y cáscara de pomelo rayado. Si queremos, podemos echar cebolla bien picadita. Extendemos bien las lonchas de salmón y colocamos una porción de nuestra mezcla de queso cubriendo la mitad de la loncha. Enrollamos usando la mitad descubierta de las lonchas y atamos con cebollino.

Finalmente, agregamos orégano por encima, más cáscara de pomelo rayado y gotitas de vinagre balsámico. ¡A picar!

Risotto de champiñones

Necesitaremos 300g de arroz, 200g de champiñones frescos laminados, 1 cebolla, 1 ajo, 650ml de caldo de pollo, 4 cucharadas de queso parmesano rallado, 2 cucharadas de vino blanco y aceite de oliva.

Primeramente, picamos la cebolla y el ajo y lavamos los champiñones que deberemos cortar en dos o tres láminas. En una sartén, ponemos a calentar una cucharada sopera de aceite de oliva y echamos la cebolla y los champiñones. Los dejamos 10 minutos removiendo de vez en cuando. Debemos procurar que se dore, no que se queme. Añadimos el ajo y el arroz y dejamos 4 minutos removiendo con asiduidad.

Cuando el arroz esté doradito, añadimos el vino y poco a poco el caldo hasta que empiecen a hervir pero vigilando la densidad del arroz. Por ello, no te pases con el caldo que echas. Finalmente, con el arroz hecho y cremoso, añadimos el queso parmesano, mezclamos y dejamos reposar unos minutos. ¡Delicioso y rápido!

Polenta con champiñones, jamón y queso

La polenta es un alimento muy antiguo y nutritivo y que requiere una preparación cuidada y minuciosa en la medida de sus cantidades. Si vigilas bien esto, es pan comido.

Necesitarás, para cuatro personas, una 125gr de polenta (sémola de maíz precocido), 500 ml de agua, caldo o leche, 50g de queso, 50g de champiñones, 100g de jamón serrano, pan rallado, aceite de oliva, sal y pimienta.

Lava y pica los champiñones. En una sartén, añade 2 cucharadas de aceite de oliva y ponla a calentar. Añade los champiñones y cuando estén dorados y hayan soltado bastante agua, echa el jamón picado hasta que se dore. Remueve bien.

En una olla, pones el agua, caldo o leche a hervir. Una vez empiece a hervir, condimentas con sal y pimienta y añades la polenta en forma de lluvia, mezclando bien. Mantén al fuego durante 10 minutos y no dejes de remover. Añade los champiñones y el jamón y mezcla.

Unta una fuente con algo de aceite y coloca la mitad de la polenta que acabas de hacer bien extendida. El queso córtalo en daditos y colócalo por toda la superficie de la polenta en la fuente. Recubre con la polenta sobrante y añade unas gotitas de aceite por encima.

Una vez enfriada, sácala de la fuente y corta la masa de la polenta en dados. Pásala por el pan rallado y fríe los daditos en una sartén con aceite de oliva. Para que no queden demasiado grasientos, déjalos reposar en papel de cocina.

Torta di riso

Para terminar, un riquísimo postre italiano. Necesitarás, para cuatro personas, 100g de harina, 50g de azúcar, 40g de mantequilla a punto y 2 yemas de huevo. Para el relleno tendrás que tener 140g de arroz para risotto, un medio de vaina de vainilla, 30g de mantequilla, 1 cucharada de azúcar, media naranja rallada, 4 cucharadas de vino blanco, medio litro de leche y un huevo con su yema.

En primer lugar, tamizamos la harina y el azúcar en forma de “volcán”, es decir, dejando un hueco en el centro y echando la mantequilla en él, con las yemas y una pizca de sal. Trabajamos la masa y la enrollamos en film transparente. Deberá reposar una hora en la nevera. Tras ello, con el horno precalentado a 180ºC, forramos el molde con la masa y cocemos de 8 a 10 minutos.

Para el relleno, calentamos a fuego lento en una olla la mantequilla, la leche, la vainilla y el azúcar. Luego, añadimos el arroz, la naranja rallada y el vino. Cocemos durante 15 minutos removiendo asiduamente, retiramos del fuego y dejamos templar. Una vez templado, echamos el huevo y la yema y batimos.

Finalmente, sobre la base de masa ya cocida echamos la mezcla y espolvoreamos con azúcar en polvo. Tras 25 minutos al horno a 180ºC, estará listo. Se puede decorar con chocolate.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Crecí entre ordenadores, casi conectada a cables y a medio camino entre dos países (España y Portugal), lo que ha contribuido a que domine varios idiomas (Español, Portugués, Gallego e Inglés -más allá del famoso nivel medio-). Internet es mi segunda casa (después de la facultad). Amo todo animal mono y defiendo los derechos de todos ellos, sean monos o no. Escribo porque siendo una cría me dio un día por abrir el Word Versión Anticuada y no parar. A día de hoy soy estudiante de último año del grado en Psicología, interesada sobre todo en sus ramas de Básica (lenguaje y aprendizaje) y Social.

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer