¿Qué variaciones hay de la tortilla de patatas?

La tortilla de patatas es un plato sencillo y exquisito propio de la gastronomía española. Fácil de preparar, resulta una gran opción como comida, como cena, como entrante o como contenido de algún bocadillo que nos puede servir hasta para merendar. No se requiere demasiada técnica y los ingredientes son baratos y sencillísimos de encontrar. La hacen desde amas (y ¿amos?) de casa, a restaurantes de alto nivel, pasando por estudiantes que controlan aquello de hacer pasta, sándwiches y la típica tortilla (a menudo quemada por un lado). Algunos la prefieren más pasada y sequita, otros la prefieren más jugosa, con la yema impregnando el plato. Lo difícil es encontrar a alguien a la que no le guste.

Muchos defienden la tradicional tortilla de patatas a capa y espada y critican las variaciones que se hacen de la misma por deformar y atentar contra el plato original. Para ellos, un sacrilegio digno de la pena máxima. Dentro de dicha polémica podemos adoptar diferentes puntos de vista, pero lo cierto es que la imaginación debe ser siempre bienvenida. Llamémosle tortilla de patatas o huevo con patatas y aceite y algún complemento más, pero lo cierto es que sus derivados se asemejan sospechosamente a su querida madre. Por ello, vamos a llamarle hijos ilegítimos de la tortilla de patatas, pero con mucho de tortilla de patatas al fin y al cabo.

Aunque la variación más clásica (por muchos, siendo esa la original) consiste en añadirle cebolla, a veces incluso se cambian las patatas por otro alimento. El caso es que para hacer dichas variaciones hay que partir de la receta original. Conocerla y dominarla es básico.

La receta original de tortilla de patatas

Necesitaremos 5 huevos batidos, 5 patatas medianas, aceite que cubra a las patatas y sal.

Primeramente, lavamos, pelamos y cortamos las papas o patatas en rodajitas o media-lunas no muy grandes. Lavamos de nuevo y sazonamos al gusto. En una sartén grande, echamos el aceite y calentamos. Una vez esté caliente (aunque no hirviendo), introducimos las patatas y freímos a fuego medio-suave durante 25 minutos (procura que no tuesten/endurezcan).

Mientras, puedes ir batiendo los 5 huevos en un recipiente grande. Sazónalos al gusto teniendo en cuenta que las patatas ya llevan sal. Una vez que las patatas estén fritas, retíralas y escúrrelas. Pasa el aceite a un recipiente y déjalo de lado y limpia la sartén con papel absorbente de cocina.

Añade las patatas al recipiente con huevo y mézclalo bien. Coloca la sartén de nuevo al fuego con un chorrito del aceite que dejaste de lado y echa la mezcla de patatas y huevo. Remueve con cuchara de madera para que las papas se repartan uniformemente. Deberá cuajarse, así que déjala un rato hasta que esté consistente.

Separa los bordes y cubre la sartén con un plato de mayor diámetro que la sartén. Levanta la sartén sujetando el plato con la palma de la mano en el centro del mismo y agarrándolo debidamente. Dale la vuelta rápidamente y la tortilla se quedará en el plato. Échala de nuevo en la sartén para que cuaje del otro lado.

Vigila cuán hecha se queda. Si te gusta mojadita déjala poco tiempo y observa que conserve la yema.

Variaciones de la tortilla de patatas

Una vez sabemos hacer tortilla de patatas las variaciones pueden venir solas. No obstante, te dejamos aquí unas cuantas, desde las más sencillas a las más complejas.

Tortilla de patatas con patatas fritas de bolsa

Es la tortilla española exprés o de comida rápida. En vez de la horita que nos echamos con la tortilla original, esta dura 5 minutos, aunque el grado de afectación a la salud no parece ser demasiado atractivo para nuestro organismo,..

En lo único que cambia la receta original, es que no deberás freír las patatas. Rompes las papas de bolsa con ayuda de un tenedor, bates los huevos y añades las patatas que desees, sin sazonar, pues estas traen ya mucha sal. El resto del proceso es el mismo.

Tortilla de patatas con chorizo

La preparación es exactamente la misma pero, aparte, deberás partir el chorizo en trocitos y freírlo en un poco de aceite. Una vez frito, lo añades a la mezcla de patatas y huevo batido. El resto del proceso es el mismo. Ten en cuenta de que debe gustarte mucho el chorizo, pues su sabor impregna al de la tortilla de patatas tradicional.

Tortilla de berenjenas

Necesitarás, en vez de patatas, una berenjena bien grande y 3 o 4 huevos en lugar de los 5 o 6 de rigor.

Primeramente, lavas la berenjena y la cortas en láminas no muy gruesas. Las salas y las fríes en una sartén con aceite. Al sacarlas, debes escurrirlas en papel de cocina pues absorben bastante más aceite que las patatas. Por ello, muchos recomiendan cocer la berenjena en vez de freírla. El resto del proceso es igual, pero usando las berenjenas en vez de las patatas. Está más rico de lo que te puedas imaginar, sobre todo si le añades cebolla y orégano al mezclarla con el huevo batido.

Tortilla de calabacín

Otra tortilla muy parecida a la de patatas pero que elimina (en gran medida) a estas últimas es la de calabacín. Con un sabor dulzón, sus pasos son exactamente iguales a los descritos para la tortilla de berenjena, pero usando un calabacín sin pelar y una patata. La patata es necesaria para crear consistencia. Al huevo batido, además de la patata, el calabacín y la opcional cebolla se le suele echar pimienta. Muchos incluso añaden atún a esta particular receta.

Tortilla de patatas rellena de queso y gambas

Una vez más, la preparación es la misma, pero deberemos usar 150g de gambas peladas, medio vaso de leche y 150g de queso. Aparte de las patatas, hay que freír las gambitas. Cuando batamos los huevos, debemos añadir la leche y luego mezclarlo con las patatas, las gambas y el queso. El resto del proceso es el mismo y el sabor muy particular, pero delicioso.

Tortilla pizza

Creada por Bruno Oteiza, es la receta que nos faltaba. A algunos les horrorizará, a otros les parecerá graciosa y al resto se le caerá la baba. Nosotros nos quedamos en un punto intermedio entre todas las posturas.

Necesitarás 3 huevos y 3 patatas, 2 champiñones, 6 aceitunas negras sin hueso, queso rallado, pimiento rojo y verde cortados en juliana, unas hojas de albahaca, bacón troceado y orégano y aceite.

Primeramente, debes elaborar una tortilla tradicional pero mucho más fina de lo normal. Además, tienes que dejarla obligatoriamente a medio hacer. Cuando calientes las patatas con el huevo en la sartén con aceite déjala que cuaje lo mínimo necesario para darle la vuelta y, luego, sácala antes de lo previsto. Lo importante es que tenga cierta forma.

Una vez hecho esto, coloca la tortilla en una bandeja de horno y úntala con salsa de tomate por encima. Sobre la salsa, coloca los champiñones laminados, los pimientos, el queso rallado, unas hojas de albahaca, el bacón troceado y las aceitunas negras troceadas. Por encima, condimenta con orégano y echa un chorrito de aceite. Hornea al grill durante 4 minutos. ¡A probar este raro manjar!


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Crecí entre ordenadores, casi conectada a cables y a medio camino entre dos países (España y Portugal), lo que ha contribuido a que domine varios idiomas (Español, Portugués, Gallego e Inglés -más allá del famoso nivel medio-). Internet es mi segunda casa (después de la facultad). Amo todo animal mono y defiendo los derechos de todos ellos, sean monos o no. Escribo porque siendo una cría me dio un día por abrir el Word Versión Anticuada y no parar. A día de hoy soy estudiante de último año del grado en Psicología, interesada sobre todo en sus ramas de Básica (lenguaje y aprendizaje) y Social.

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer