¿Cómo puedo ser un Emprendedor Exitoso? (parte 3 de 4)

  • Mantener Calidad del Producto.

Por muy amables y cordiales que sean nuestras relaciones personales con el cliente, jamás se debe ignorar, que ellos ante todo, valoran y aprecian la calidad de nuestros productos, incluso al extremo de sentirse orgullosos de recomendarlos en su círculo laboral, familiar y de amigos.

La calidad de funcionamiento del bien o servicio, que ofrecemos al mercado, es una de las grandes condicionantes del crecimiento de las ventas, y le otorga una vida prolongada en las preferencias del consumidor. Por lo tanto, ésta debe ser vigilada con celo, tal cual se cuidan las fundaciones de cualquier edificio.

Para ello, toda empresa debe organizar metódicamente, toda la estructura funcional y teórica para la elaboración de sus productos. No debe dejarse al azar, ni a la buena memoria de los trabajadores. Hay que seguir al dedillo las normas y procedimientos de fabricación, selección correcta de las materias primas, capacitación teórico-práctica del personal para la preparación del producto y su manejo como producto terminado que va a los anaqueles del consumidor, el cual a través de él, saca sus propias conclusiones del prestigio de la empresa que lo fabrica.

Frente a cualquier variación de tus costos de manufactura: materia prima y de embalaje, transporte, servicios (electricidad, agua, combustibles, telefónico, otros), mano de obra, impuestos, jamás pienses en castigar la calidad de tu producto; procede a ajustar los precios de venta: el consumidor es inteligente y acepta los ajustes del precio de compra, pero: jamás te perdonará que le cambies la calidad, el perfil del producto, que el ama comprar. Caer en la trampa del deterioro de la calidad de nuestros productos, es comenzar a cavar la fosa para su entierro.

  • Administra inteligentemente tu negocio.

Así como la calidad juega un papel fundamental en la vida útil del producto dentro del mercado consumidor, una mala administración de los recursos materiales, humanos y financieros, limita el tiempo de vida de cualquier empresa. Ésta es una de las causas más preponderante en el inminente fracaso de cualquier iniciativa empresarial.

Una vez que hayas elaborado tu plan de negocio, verifica con ojo de águila, si el sistema que has establecido para administrar tu empresa, te garantiza la administración responsable e inteligente de los recursos de los cuales dispones, quizás hasta precarios en un principio.

Aún cuando en un futuro llegues a niveles de bonanza económica, recuerda que también debes continuar con una buena administración, eso sí, pudiendo ahora incorporar algunos gastos que al comienzo de esta aventura empresarial estaban solo en tu imaginación.

Aquí tienes algunos ejemplos, de una mala administración de recursos: Derroche de materia prima, materiales y servicios por malas prácticas de fabricación y embalaje, ocio injustificado de la nómina de trabajadores, inversión de dinero en materiales con poca rotación y tiempos limitados de vida  por caducidad, acudir a préstamos financieros para operaciones de bajo o nulo  retorno de inversión, fiestas y agasajos sin ningún control, multas por omisión de pagos de obligaciones tributarias, otros.

Recuerda estos dos sabios consejos de la economía popular, que siempre tienen y tendrán vigencia, dentro de cualquier actividad económica:

– “El ojo del amo engorda el acaballo”: La supervisión administrativa constante, es la que permite tomar el pulso a la evolución del negocio, señalándonos las medidas correctivas con antelación a cometer errores, para así seguir por la ruta segura de la prosperidad empresarial.

– “No pierdas pólvora en Zamuros (Buitres)”: No pierdas tiempo abriendo una empresa a la que no le vas a dedicar tiempo, y ni siquiera vas a controlar. Es similar a tirar dinero en la acera de la calle. Son los demás que harán fiesta con tus recursos, hasta que se agoten, y te llamarán solo para que cierres la puerta de entrada y coloques el aviso de “Cerrado Por Quiebra”.

  • Reinversión de las ganancias.

Así nos enseña, una frase de la oración del Padrenuestro: “…no nos dejes caer en la tentación…”, la cual tiene completa validez en nuestro mundo de los negocios; sobretodo aplica en aquellos nuevos emprendedores, que administran directamente sus compañías, que nunca habían manejado un buen flujo de caja al tener un rápido éxito en sus ventas, de querer gastar todos los ingresos de la empresa de una manera alocada, sin control, en asuntos dentro de la empresa que no generan ninguna utilidad y en otros ajenos a ella, propios de caprichos personales, olvidándose de que buena parte de ese dinero, producto de las ventas de sus productos, es parte de los costos  (aproximadamente un 70%), y por lo tanto, requieren la reposición de inventario de materia prima e insumos, y la de honrar distintos compromisos laborales y con terceras personas.

Generalmente, con contadas excepciones, una empresa tarda de 1 a 2 años para generar ingresos por encima de su punto de equilibrio (ventas son igual a los gastos), siendo una etapa muy dura que pocas personas emprendedoras están en la disposición de tolerar, y es precisamente aquí donde se pone a prueba la solidez de ese gran sueño de querer consolidarse como emprendedor.

Invertir cualquier excedente de dinero en la compra de materias primas e insumos críticos, es una sabia decisión, que nos ayuda a protegernos contra la inflación, así como de las eventualidades catastróficas, civiles, naturales, que  puedan ocasionar su escasez, y por ende, perjudicará de forma directa, la estabilidad de nuestro mercado.

Asimismo, si nuestro mercado es floreciente, contar con dinero extra para repotenciar nuestro plantel de manufactura y ventas, permitirá que nuestra empresa continúe su crecimiento para convertirse en adulto, sano y próspero.

Para continuar leyendo la parte 4 de 4 pulsa aquí-> https://www.summamagna.com/negocios/emprender/decalogo-para-emprendedores-exitosos-parte-4-de-4/


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ingeniero y Empresario, escritor independiente, autor de los libros: "Actitud Positiva Éxito Seguro", "Como Hacer Para Mantenerse Feliz Por Más Tiempo", "Grandes Secretos De Mi Éxito", "Misión Terranova", todos correspondientes a la serie "Gerencia Del Buen Vivir", ramo de la gerencia, dedicado al estudio y promoción de la Calidad y Estilo de Vida, que Osno Monto se ha propuesto desarrollar, dejando la puerta abierta a la participación de todas la personas amantes del buen vivir.

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer