¿Son competitivas las empresas nacionales dentro del mercado globalizado?

La globalización es un fenómeno creciente y evolutivo que día a día se expande a más regiones del planeta y nuestra sociedad no es la excepción, es por ello que las empresas nacionales deben considerar este fenómeno a la hora de diseñar sus estrategias y sus planes de expansión si es que quieren mantener su nivel de competitividad dentro del sector en el que se desarrollan.

Pero ¿que es la competitividad? ¿Son competitivas las empresas nacionales dentro del mercado globalizado? si no es así ¿pueden llegar a serlo?

Empecemos contestando la primer pregunta: La competitividad puede ser definida bajo varios enfoques y hasta cierto punto puede ser subjetiva, sin embargo, para todas las empresas tiene un mismo significado: mantenerse operando dentro de un sector comercial específico. En este sentido la competitividad podría definirse como la capacidad que tiene una empresa de administrar eficientemente sus recursos y mantener un nivel de rentabilidad y eficiencia estables que garanticen su posicionamiento dentro del mercado, además la competitividad de una empresa garantiza su crecimiento y expansión a nuevas regiones. Esta definición no debe tomarse tan superficialmente como en un principio pueda parecer ya que dentro de ella van implícitos varios conceptos más, que deben manejarse para alcanzar el nivel competitivo adecuado, entre estos podemos mencionar: la productividad, la calidad, el servicio al cliente, la imagen corporativa e incluso variables tan “triviales” como el manejo de los desechos o las instalaciones mismas. Cada uno de estos factores, por insignificantes que puedan parecer algunos de ellos, influyen en la competitividad del negocio.

Respondamos entonces a la segunda pregunta: Si analizamos el sector productivo de nuestro país como las grandes corporaciones y franquicias internacionales probablemente la respuesta sea SI pues no hace falta hacer una observación profunda para notar que este sector es rentable pues la mayoría de empresas han permanecido por años, sin embargo  aceptar un análisis como este seria obviar nuestra realidad como país ya que basta remitirnos a los hechos y observar que muchas empresas tradicionales del país han sido absorbidas por transnacionales, además de esto las estadísticas indican que este sector representa menos del 5% del sector productivo nacional. El otro 95% formado por las MIPES son la fuerza productiva que el país debe impulsar con mas ahínco y bastará con una simple observación para darnos cuenta que este último sector tiene baja competitividad en el mercado globalizado, ¿o podrá acaso competir un zapatero artesanal contra las grandes marcas de calzado internacionales? Sea cual sea la razón de la baja competitividad de las empresas nacionales en cualquier sector, la realidad es obvia el nivel de competitividad de nuestro país como fuerza productora no se adapta al fenómeno de la globalización.

Todo este análisis nos lleva a responder la tercera pregunta: Definitivamente las empresas nacionales pueden llegar a ser competitivas si adoptan las estrategias y herramientas adecuadas y oportunas que las lleven a aumentar su productividad. Probablemente el fenómeno de la baja productividad y competitividad se deba a un problema de falta de conocimiento de las entidades de apoyo o de técnicas y herramientas administrativas para el caso de las MYPES, o, en el caso de las medianas y grandes empresas que cuentan con mas recursos muchos de los problemas radican en la mala administración de los mismos y en el mal diseño de las estrategias ya sean de mercadeo, produccion, ventas, etc.

En este escenario, los Consultores, pueden aportar una serie de ideas orientadas a incrementar la competitividad de las empresas. Como consultor creo que una de las áreas que más deben trabajar las empresas tiene que ver con contar con un capital intelectual. Este es el factor estratégico de la competitividad en un mundo globalizado y en la era del conocimiento. Trabajadores formados, capacitados, bien entrenados…es lo que le permitirá a las empresas producir bienes y servicios de forma eficiente y manteniendo una ventaja comparativa ante sus competidores.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ingeniero de profesión, escritor por afición y poeta en el corazón, me dedico a la docencia en una universidad de mi país específicamente en el área de ingeniería mecánica, soy aficionado a las letras y trato de escribir de vez en cuando.

¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer