¿Quieres Ayotzinapa Fuera de México?

Vivo en Guatemala, exactamente en la frontera sur con México; el país de la eterna primavera, hogar del quetzal y cuna de la civilización maya, en general mi país es un lugar agradable para vivir; por supuesto, si obviamos la inseguridad y violencia que existen, además de las oportunidades escasas de trabajo y de superación, con servicios básicos deficientes, y con la imperante corrupción que ya es característica de nuestro gobierno; en fin, un clásico país de tercer mundo, o como los mas optimistas dirían “en vías de desarrollo”.

Hace dos meses aproximadamente, circulo una noticia, primero en noticieros México, de que un grupo de 43 normalistas fueron detenidos por fuerzas del “orden” estatales, en el Estado de Guerrero; situación que, a pesar de no ser común, no fue precisamente algo que a nivel internacional resaltara demasiado; tomando en cuenta la cantidad de muertos “proporcionados” por ISIS o Boko Hram del otro lado del “charco”; sin embargo, sucedió que los 43 normalistas no aparecieron, ni al día siguiente, ni la semana siguiente, ni los meses siguientes; dando así inicio a una de las noticias que a nivel internacional, durante mas de sesenta días han sido motivo de indignación, rabia, impotencia y sobre todo temor.

¿Qué hacer cuando te ataca quien se supone debe cuidarte?, ¿cómo defenderte de un enemigo que tiene todas las armas?, ¿cómo peleamos contra aquellos que ostentan el poder y no tienen intención de renunciar a él?.

Es realmente increíble, ver pasar algo así nuevamente; así es nuevamente; como dije al inicio, vivo en Guatemala, y mi país durante mas treinta años fue victima de una guerra interna que azotó gravemente a nuestra sociedad, dejando mas de cien mil muertos, y otros cuantos miles de desaparecidos. México tiene su propia historia de represión, autoritarismo y dictaduras; pero en mi caso personal, lo sucedido en Guerrero, me hace recordar los mecanismos de terror y represión que el Estado de Guatemala utilizó en incontables ocasiones contra sus propios ciudadanos; contra los mas indefensos, contra los que tuvieron la “insolencia” de pensar diferente, incluso contra aquellos que simplemente, de manera expresa o tácita, apoyaban a quienes pensaban diferenete. Aquella época en que eras asesinado o desaparecido por alzar la voz, vuelve a nuestra memoria, al ver lo que sucede en México.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer