¿Por qué es malo ser prostituta si disfrutas tu trabajo?

¿Por qué es malo ser prostituta si disfrutas tu trabajo?

En algún instante de la vida es posible que algunas mujeres se hayan planteado la cuestión: ¿Por qué es malo ser prostituta si disfrutas tu trabajo?

La prostitución es uno de los trabajos más antiguos de la historia, no es algo que surgió de repente, por moda, es un oficio que vienen ejerciendo las mujeres desde que el mundo es mundo y se conoce el placer del sexo. Una mujer no se hace puta de la noche a la mañana.

Aunque existen pocas razones por las cuales una mujer entra a formar parte de la prostitución. El principal motivo es la carencia de dinero. Cada vez, es menor la ingesta de alcohol y drogas psicoactivas en el universo de la prostitución, cada vez existen menos ETS entre el gremio de los trabajadores sexuales y obviamente, el enfoque y trabajo social consiste en convencer a los clientes de que, el empleo del preservativo es esencial, es algo que no lo ha realizado ninguna campaña de Sanidad.

¿Por qué la gente piensa que a las prostitutas les obsequian los preservativos? ¿Para qué no contraigan una infección y continúen sanas trabajando toda su existencia en una esquina, en un burdel o en un prestigioso apartamento? No se trata de eso. A las prostitutas les obsequian los preservativos porque, el complicado trabajo que, desde las calles realizan las prostitutas, ha sido fundamental para acabar con las infecciones más delicadas como gonorreas, sífilis, clamidias, candidiasis, entre otras.

¿Es posible ser prostituta y disfrutar de este trabajo?

Pues si eres una mujer a la que le agrada el sexo, te sientes capaz de ejercerlo con un individuo que no te gusta físicamente, si eres una persona a la que le interesa más la circunstancia de estar efectuando bien su labor que en vez de considerar la belleza del otro, si puedes entender que, existen personas que necesitan de sexo y nunca lo hallarían si no fuera pagando, si comprendes que, hay individuos que buscan, no solo sexo si no que a la vez desahogarse conversando, que los toques, los acaricies, porque si tú no lo haces, nadie más lo hará, entonces, puedes pensar en ser una prostituta.

¿Por qué es malo ser prostituta si disfrutas tu trabajo?

Si experimentas la necesidad de revelar a otros individuos tus habilidades amatorias, si prefieres compartirlas y aprender asimismo de los otros y vivir tus fantasías y juegos sexuales, puedes ser prostituta si disfrutas de tu trabajo.

Si adicional a obtener dinero con el sexo, eres una mujer que, está en condiciones de experimentar sensaciones y brindar placer, por la sencilla razón de desear disfrutar del sexo con un total desconocido, puedes pensar en ser prostituta.

No obstante, si por el contrario detestas el sexo, si no te agradan los hombres, si no te agradas a ti misma, si eres adicta a las drogas de alguna forma, si te repudia ser prostituta, es mejor que te olvides de ser prostituta y desempeñes otra profesión.

No creas en eso de –solo queda una salida, ser prostituta-. Es una expresión que, como la gran mayoría, no sirven de nada y por supuesto, no es verdadera. Siempre existen otras opciones, siempre. Sin embargo, o no se conocen o no se desean ver.

Es esencial amar el trabajo, sea el que sea que se ejerza, de lo contrario no se será feliz ni aún siendo una médica, arquitecta, limpiadora o prostituta.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¿Te gusta escribir? ¿O quieres mandar visitas a tu página web? Date de alta y escribe tus propios artículos aquí, incluyendo tu perfil de escritor o de negocio.

Dejar respuesta:

Site Footer