Hay caramba, ¡como me gusta escribir! ¿A ti no?